Blue Valentine, EE.UU. 2010


Existen parejas en el cine que producen una química particular y si, además, están formadas por dos de los mejores intérpretes del cine invisible actual, el espectador se encuentra en un limbo cinéfilo próximo al paraíso terrenal.

Ryan Gosling, actor por desgracia todavía no demasiado conocido, va a ocupar muchos de los titulares de prensa de los próximos meses. Canadiense de 31 años, habitual del cine independiente, irradia una presencia magnética en la pantalla, una inmersión total en sus papeles y una elegancia digna de los mejores actores clásicos. En Half Nelson (2006) fue nominado al Oscar, protagoniza el último Nicolas Winding Refn, Drive (2011), premiado en Cannes y, por si fuera poco, la última película dirigida por George Clooney, The Ides of March (2011). Otro detalle curioso: cada vez que rueda una película, el director lo quiere incluir en su próximo proyecto. El que lo prueba, repite. Por algo será.

¿Y qué decir de Michelle Williams? La inteligencia de esta excelentísima actriz, mi preferida, le ha permitido pasar de una serie de la TV, Dawson, a trabajar con algunos de los mejores realizadores del momento. La lista es tan exclusiva que parecen los galardonados de un festival: Wim Wenders, Ang Lee, Todd Haynes, Kelly Reichardt (impresionante en Meek’s Cutoff), Martin scorsese,  Sarah Polley o Sam Raimi. Comedida en sus interpretaciones, generosa en su expresión y camaleónica (para muestra, la foto siguiente en su próximo trabajo con Kenneth Branagh en My Week with Marilyn).

Blue Valentine, la película de Derek Cianfrance, ha conocido tantos percances como la historia que cuenta. Once años de trabajo, 57 versiones del guión y retrasos continuos en la fecha de su estreno. Un joven matrimonio vive los últimos instantes de su anunciado fin. Entre los recuerdos del pasado, con sus momentos inolvidables, y los retazos del presente obscuro, con sus dudas y resentimientos acumulados, esta pareja se otorga una última oportunidad, en una atípica noche de hotel, para intentar pegar los trozos de esta historia en común.

Alejada de los tópicos habituales en este tipo de situaciones, la película muestra la fragilidad de las relaciones con una nostalgia y una sinceridad impresionante. Los actores, Michelle Williams fue nominada al Oscar 2011 por su prestación, encarnan de tal manera sus personajes que el espectador tiene la sensación de convertirse en un invitado no deseado. El granulado de sus imágenes, rodadas en película de 16mm, pegado a los primeros planos de sus intérpretes permite captar hasta la mínima emoción de este intenso film.

Todo ello acompañado por la música de Grizzly Bear y canciones interpretadas por el actor Ryan Gosling que posee un grupo propio de música, Dead Man’s Bones (¿este actor es perfecto o qué?). Una estupenda película sobre el fin y, también, el principio del amor, que no deja de recordar la concepción sobre el tema de Marguerite Duras, la escritora que mejor ha sabido analizarlo. El amor llega sin explicación pero también desaparece sin ella.

About these ads

One Response to Blue Valentine, EE.UU. 2010

  1. Pingback: Crazy, Stupid, Love, EE.UU. 2011 « Cine Invisible

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 80 seguidores

%d personas les gusta esto: