Autoreiji (Outrage), Japón 2010


Takeshi Kitano está triste, ¿qué tendrá Takeshi Kitano? Tras una trilogía cinematográfica sobre la creación y el papel del artista y una exposición antológica, de seis meses en 2010, en la Fundación Cartier de París, el realizador, animador de televisión y escritor japonés vuelve a sus orígenes con este film de yakuzas. Hacía diez años que no había tratado el tema con el que se dio a conocer y lo ha vuelto a tocar con una dosis de violencia inesperada.

 

El género del cine de yakuzas está tan codificado como un anuncio de cava en Nochevieja. Es como la versión japonesa de las películas de los mafiosos italianos, siempre con un “Padrino” malo, muy malo, malísimo y dos bandas enfrentadas, cuyos miembros hablan poco o nada y dedican su tiempo libre a comer y su horario laboral a exterminar a los componentes del clan enemigo con la mayor violencia (como si Heidi, tras una indigestión de sopa miso, se transformara en la hermana mala, malísima de la protagonista de Kill Bill, asesinando con sable si está de buen humor o sin sable si está enfadada, muy enfadada porque le han interrumpido su pausa laboral y no puede seguir comiendo sushis).

 

Takeshi Kitano ha decidido cambiar un poco lo estricta estética y los guiños de este tipo de cine. En Autoreiji el “Padrino” no es que sea Blancanieves, no, sigue siendo malo, malísimo pero, en esta ocasión, es un histérico que no para de chillar, gritar, insultar y berrear durante toda la película, lo que explica el alivio que significa para los miembros, tanto de su banda como la enemiga, su eliminación lo más rápidamente posible.

Aquí no hay katanas ni sables japoneses, simplemente todo tipo de armas de fuego. Mucho más cómodas de llevar en un traje Armani, hecho a medida (de todos es conocido la pasta -perdón el arroz, cuando se habla de un film japonés- que da trabajar en la televisión).

Una película repleta de violencia, traiciones, insultos, dedos cortados y, por supuesto, malos malísimos. Una estética de vídeo de arte contemporáneo, sobre todo al inicio del film, un desfile de coches negros que parece un congreso del G-20 en lugar de una reunión de mafiosos (me ahorro la broma fácil que implica la comparación) y en la última parte del film, con una espléndida escena de un coche y una cuerda o la visita al dentista que deja a la mítica escena de Marathon Man a la altura de una simple manicura (evito los detalles para no herir almas sensibles) y un final que prometía una segunda parte y que, acabo de comprobar, se estrenará en el 2011. Sin embargo encuentro que Takeshi Kitano está triste y me gustaría saber qué le ocurre.

About these ads

2 Responses to Autoreiji (Outrage), Japón 2010

  1. Pingback: Tweets that mention Autoreiji (Outrage), Japón 2010 « Cine Invisible -- Topsy.com

  2. Pingback: FC 4+1: el mejor Festival de Festivales de cine « Cine Invisible

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 73 seguidores

%d personas les gusta esto: