Ajami, Israel 2009


Ajami es una película que ha cosechado todos los premios posibles e imaginables: 5 Ophirs (los Óscars israelitas) al mejor film, mejor director, mejor guión…, mejor film del Festival Internacional de Jerusalén, del Festival de Londres y del Festival de Montpellier, candidata a la mejor película en lengua extranjera de los Óscars y múltiples selecciones oficiales a través de los mejores encuentros del cine mundial. No está nada mal para un primer film.

Esta obra se merece, sin duda alguna, todos estos galardones por su intensidad, imaginación, construcción narrativa e interpretación. Ajami es un proyecto que ha tardado siete años en realizarse. Scandar Copti, palestino, y Yaron Shani, judío israelita, son los dos directores de esta joya del cine invisible. Ambos se conocieron en 2002 en la Universidad de Tel Aviv, cuando realizaban sus estudios de cine, y se pusieron manos a la obra con un método de trabajo absolutamente original. En primer lugar los actores no son profesionales y se escogieron en base a su proximidad a la historia de la película. Los directores trabajaron con ellos durante siete meses para encontrar las emociones, a través de situaciones improvisadas, pero los actores nunca tuvieron el guión en sus manos. Además el rodaje se realizó en su totalidad de manera cronológica para incrementar la sensación de realidad. Todas los interpretaciones son tan verídicas que por momentos tenemos la sensación de asistir a un documental.

Con esta peculiar forma de trabajo y sólo dos cámaras obtuvieron 80 horas de imágenes que tardaron un año en montar. El resultado es sobresaliente, las imágenes impactantes y las historias del barrio más cosmopolita de la ciudad Jaffa, Ajami, donde conviven como pueden judíos, musulmanes y cristianos, nos deja pegados a la butaca desde el principio hasta el final.

Tres mundos que se cruzan con tres protagonistas y muestran la realidad cotidiana de este país. El tío de Omar ha disparado a un miembro de otro clan y desde ese momento estos árabes vivirán entre el miedo y la venganza. Malek, refugiado palestino, trabaja como ilegal en Israel para financiar la operación que su madre debe sufrir. Y Binj, un policía judío, intenta descubrir el paradero de su hermano, desaparecido durante su servicio militar.

Ajami es un golpe visual impactante, una visión cercana y dura de la realidad, un retrato de una sociedad en conflicto que busca una solución y, sobre todo, un excelente momento cinematográfico.   

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 73 seguidores

%d personas les gusta esto: